Cine como realidad virtual


Cine y vida, cine y política, cine y filosofía, cine en la realidad y cine en la ficción.

martes, 29 de diciembre de 2009

Avatar


He aprovechado estas fiestas para ir al cine con mi mujer, sin los querubines. Hacía tiempo que no nos dábamos un poco de tiempo para nosotros y decidimos ir a ver, por unanimidad, la prometedora película de James Cameron: Avatar.
La película no defraudó en absoluto. El film estaba repleto de acción, maravillosas imágenes y una envolvente y sugerente banda sonora que lo hacían muy digerible y digestivo, sin apenas notarse el largo metraje.
El guión partía de una idea original y atractiva, que no revelaré por si algún despistado lo desconoce, pero la trama posterior me dejó un regustillo a "remake", o a refrito si se prefiere, de otras grandes y maravillosas películas. Así, no pude evitar evocar a "Bailando con lobos" ante el paralelismo existente entre los personajes de ambos filmes: dos "extranjeros" inmersos en una tribu donde una fémina, ¡oh, casualidad!, era la encargada de explicar qué era el Tatanka (búfalo) de turno o el "te veo", expresión ecológico-espiritual acuñada en la cinta de Cameron.
El épico final me recordó al más emotivo y mejor logrado de "la Misión", donde los jesuitas también se posicionaron junto a los nativos, igual que hará el conjunto de científicos y el marine, enfundados en los cuerpos de sus respectivos avatares.
Científicos espiritualistas y jesuitas espirituales, y un Robert de Niro, otrora soldado, reconvertido a jesuita de la misma manera que el marine de Cameron abraza la fe verdadera del pueblo de los sirks... ¡demasiadas coincidencias!
Paralelismos y semejanzas aparte, la película es muy buena y en algún que otro momentejo logra, incluso a pesar de la acción trepidante, emocionar y tocar la fibra sensible sin caer en ñoños sentimentalismos.

Fue de agradecer, desde un punto de vista puramente estético, la presencia de la siempre sensual y exhuberante Michelle Rodríguez. Más que nada para contrarrestar la ausencia de redondeces neumáticas en la ya "veterana" Sigourney Weaver.
-¡Mira, la de "Perdidos", me señaló mi parienta al tiempo que me daba un suave codazo.
- ¡Ah, sí!, respondí fingiendo despiste, como si la presencia de aquellos voluptuosos labios, y otras redondeces que el decoro me impide nombrar, hubiesen pasado desapercibidos ante el radar de mi testosterona.
¡Que uno ya está viejuno, pero no acabado!

Saludos.

PD: en la cabecera del post iba a poner el cartel publicitario de la película, pero me ha podido más la Michelle. :)

5 comentarios:

Gerard dijo...

Me cargó un poco el rollo pastiche ecologista, pero es entretenida y visualmente espectacular.Para maziza, la alienígena.

somenay dijo...

No puedo mas que coincidir contigo en lo de michelle rodríguez. Si logras hacer el esfuerzo, ve la primera de resident evil que ahi se sale la chica.

En cuanto a la peli, si que es muy buena, pero pocos he visto en el cine como el capitan de marines, que los tiene cuadrados y muy bien puestos.

¡Mascaras! (vosotros, yo no necesito).

Noctas dijo...

Que mujer más guapa!!!

jose dijo...

Vaya, vaya, lo que da de si esta peli, pero nadie habla del mensaje real?. Sólo veo que hablais de la densidad glútea y pectoral de la heroina, de lo buenísiiiiiiiiiima que está.

Anónimo dijo...

http://www.peliplay.com/avatar/

en esta dirección podeis ver Avatar sin interrupción.

besines cariñosoides.