Cine como realidad virtual


Cine y vida, cine y política, cine y filosofía, cine en la realidad y cine en la ficción.

domingo, 10 de enero de 2010

"El rey pescador" y "El príncipe de las mareas"


Estas fiestas he visto dos buenísimas películas, humanas, demasiado humanas que diría Nietzsche: "El Rey pescador" y "El príncipe de las mareas", dos filmes sobre las fragilidades, las miserias y las grandezas de los hombres, y las mujeres, que luego se me quejan los "cejeros".
Un trauma del pasado, origen desencadenante de posteriores derrumbes emocionales, es el nexo que tienen en común tan espléndidas películas.
He encontrado varios paralelismos entre ellas:

- Las circunstancias, crueles y adversas, marcan a los personajes llevándoles a la locura (El Rey pescador) o a la autodestrucción en forma de suicidio (El príncipe de las mareas).

- Los personajes afectados emocionalmente deberán ser "rescatados" por fríos y distantes sujetos que, al tiempo que se esforzarán por salvarles, se salvarán a sí mismos del vacío existencial y egocéntrico que subyugaba sus vidas.
El Notas, me refiero a Jeff Bridges, ayudará a un desequilibrado caballero andante, Robin Willians, que ansiará encontrar el Santo Grial, mientras que Nick Nolte ayudará a su suicida hermana poetisa. Ambos, Bridges y Nolte, mejorarán como personas y reconducirán sus vidas gracias a sus respectivas acciones altruistas.

Nos encontramos ante el famoso "ayúdame y te habré ayudado" que proclamaba la bonita "pero a tu lado" de los Secretos, pero en versión más épico-grandilocuente, caso de "El rey pescador", y freudiana ("El príncipe de las mareas").

Para contrarrestar el visionado de pelis tan "serias" me zampé "Zombieland", la sempiterna de zombis que a todos gustan y entretienen.
Cuál fue mi sorpresa, pero, cuando entre la consabida casquería sanguinolenta de toda peli de zombis que se precie encontré también el mismo mensaje, tan humano, del "ayúdame y te habré ayudado", cierto que entre cabezas de zombis que explotaban y en medio de un humor tan negro como sarcástico, pero el mismo mensaje al cabo.
Así, un aparentemente duro y frío Harrelson, acababa tutelando y protegiendo al simpático friki de la peli, una suerte de adolescente poco dotado para las relaciones interpersonales, tan ingenuo y tan entrañable que terminaba en brazos de la apetitosa Emma Stone, homenajeada en la cabecera de esta entrada, como no podía ser de otra manera. Ñam, ñam...

Saludos.

5 comentarios:

Te sigo dijo...

Apañó apañó pareces un viejo verde ultimamente

jose dijo...

Huyyyyyyyyyyyyy que te ha dicho el Te sigo, defiéndete Oh maese Apañó.

Esta visto que no puedes tener voluptuosos movimientos oníricos con las figuras inamteriales del celuloide.

Si son "pelis" un pelón humanas, por aquello de los pensamientos existencialistas y que pueden acabar con lágrimas al tiempo que las florecitas de maiz caen en nuestra boca.

Eres un consumidor exaltado cual bolumínico afectado de cualquier tipo de pelis.

jose dijo...

Creo que no me perdí casi ninguno de La Clave, era mi programa favorito por defecto y eso que era joven entonces, ahora ya no.

Pero era un programa con estilo, con clase, con una manera maestra de llevar la dinámica de del debate que aún se conserva como muestra maestra de hacer televisión.

Lástima.

Gerard dijo...

El Notas es uno de mis ídolos. No he visto ninguna de las dos que comentas, de Zombiland he leído grandes cosas. No se si conoces al critico de cine de libertad digital, es muy bueno, joven, escribe muy bien y no tiene los típicos prejuicios progres. Saludos! Disculpa lo de los acentos, ya sabes que el corrector de este cacharro hace lo que quiere.

jose dijo...

Cuanto cuesta mantener el tipo, es duro, Maese Apañó, es muy duro. Pero nada, acuerdese de aquello de:

"Adelante hombre del 600 D, la carretera Nacional, es tuya".

Y la otra de:

"Había un peligro en la carretera, no me importaba, porque, era yo".

En fin, cuanto cuesta mantener el tipo delante del público, pero los hombres públicos se deben a su público y no está mal hacerlo así.

Yo me acuerdo de un tal Fernandez crítico de cine de TVE, era gangoso al hablar, pero era de un bueno subido en sus críticas, me encantaba. Tienes algo de su estilo directo, bien construido y con "sorna" del detalle cinéfilo.